No nos engañen

La juventud del presente convive con la presión y el pesimismo, dirigidos por expertos y adultos de manera mal enfocada. A los jóvenes les aturde el futuro y ya no les llena la esperanza. Tienen temor por encontrar trabajo, por prepararse de la forma adecuada  y hasta por hacerlo en exceso.

Las nuevas tecnologías rodean el clima actual y desde arriba también se las critica. Que perdimos la sensibilidad, que perdemos el tiempo, que son tonterías. Que más que ayudar, alejan. Muchos adultos dicen que no envidian nuestro presente, incluso nos miran como si estuviésemos disfrazados de perdedores. Y se equivocan. No nos engañen.

Las nuevas tecnologías protagonizan un tiempo apasionante, veloz, en el que todo es posible. Contamos con las mejores bases de la historia, en sanidad, educación, información y diversión. Lo tenemos en bandeja para ser la generación más exitosa del mundo y demostrar que nuestros adultos no llevan la razón. Gozamos de los mimbres ideales para ser los mejores, solo hay que despojarnos del miedo, valorarnos y atreverse.

Luis Molowny, antiguo entrenador del Real Madrid, les decía a sus pupilos: “Somos los jugadores con mejores condiciones del mundo, si nos esforzamos igual que el rival, venceremos”. Estamos en la sociedad con mejores recursos de la historia, solo hay que esforzarse tanto como las anteriores para ser los mejores.

 

Javier Rodríguez Pascual