que la tecnología no controle nuestra vida social

Siempre nos hemos preguntado cómo influye la tecnología en diferentes ámbitos de la sociedad, tales como la educación, la sanidad, la seguridad… Sin embargo, no nos paramos a pensar en cómo esta influye en nuestra vida social, ya que, a veces, damos por hecho que solo trae aspectos positivos.

Y es que, la tecnología ha cambiado nuestras costumbres y formas de pensar, y todo indica que en un futuro próximo el impacto será mayor. La comunicación es un aspecto que ha cambiado nuestra vida social, y se ha llegado a un punto, en el que prácticamente nadie puede vivir sin usar la tecnología en nuestras para con nuestras relaciones.

En la actualidad se nos hace impensable el hecho de estar sin móvil o sin el uso de las redes sociales. Pero hace años, la realidad era otra. Esto provoca que en ocasiones pensemos que solo nos podemos comunicar con las personas por medio de esta tecnología.

Estamos perdiendo así la interacción directa con los demás. Aunque parezca complicado de imaginar, nuestros padres no tenían la oportunidad de enviar un mensaje para quedar con alguien, y lo tenían que hacer cara a cara,  mientras que nosotros, a veces estamos más  pendientes del móvil que de la conversación que estamos teniendo. La aparición de las redes sociales ha hecho que estemos más pendientes de mostrar qué es lo que estamos haciendo, que en disfrutar eso que estemos haciendo.

Con todo esto, no intento mostrar que el uso de las redes sociales y la tecnología sea algo negativo, ya que tiene muchos aspectos positivos, como la facilidad que nos aporta para comunicarnos con personas que no tenemos cerca. Simplemente creo que debemos encontrar los momentos de dejar eso apartado y los momentos para disfrutar de todas las ventajas que la tecnología nos ofrece.

Álvaro Castejón Mariscal de Gante