Retos

El desarrollo de las nuevas tecnologías trae consigo consecuencias insospechadas. La aparición de los smartphones y la omnipotencia de internet han modificado los estilos de vida y moldean el entretenimiento, suponiendo nuevos retos para nuestras sociedades.

Destaca el sentimiento general y el polémico debate sobre el vicio a los teléfonos móviles. La gente se queja de que cuando quedan con amigos, familiares o con sus parejas reciben una falta de atención por culpa de los malditos smartphones y su dichosa conexión a internet. Ante ello nace la duda: pasan de nosotros porque no somos interesantes o están realmente enganchados.

La pregunta podría encontrar su solución en ambas opciones, pero aquí aparece un hecho significativo: los avances tecnológicos nos obligan a ser altamente interesantes. En el caso de no serlo, quedaremos aislados de toda atención, por culpa del atractivo de las redes sociales e internet. De esta manera, el avance tecnológico interfiere en nuestro desarrollo personal y en nuestras relaciones humanas. Nos obliga a ser mejores, a hacer más cosas y a contarlas con más brillo. Es un reto más del avance, que aceptamos sin consultar.

 

Javier Rodríguez Pascual